27 abril, 2014 torito Crónicas Taurinas
En Cinco Villas Platerito y Manuel Gutierrez tocaron pelo (26 abril 2014)

En la bella plaza de toros de Cinco Villas se llevo a cabo la Novillada Hispano-Mexicana, ante un casi lleno con un clima soleado y sin viento, con seis novillos bien presentados y de desigual comportamiento de la Ganaderia de San Maximiano de don Rogelio Chávez Farías, vecino de Lagunillas, Michoacán y con los cuales el Tlaxcalteca Gerardo Rivera escuchó palmas, el mexiquénse Héctor de Ávila, cornada en el muslo izquierdo y saludó en el tercio, el zacatecano Ángel Yovani “Platerito”, oreja, el yucateco André Lagravère, vuelta, el aguascalenténse Manuel Gutierrez, oreja y el malagueño Sergio Páez saludo en el tercio

Después del paseíllo se brindo un minuto de aplausos en memoria de Don Pépe Chafik y del picador “El Miura”, fallecidos recientemente y el Grupo Taurino por Amor al Arte, entrego un reconocimiento a don Luis Marco Sirvent por su apoyo a la fiesta brava mexicana.

Abrió el festejo Gerardo Rivera (rosa y oro) con “Arte”, número 17, cárdeno obscuro listón salpicado bragado y paliabierto, al cual veroniqueó con atingencia, lo bregó hacia el caballo y quitó por saltilleras. Banderilló, dejando dos pares al cuarteo y uno al violín. Le brindó a don Luis Marco Sirvent para con la pañosa, muletazos de hinojos en los medios y derechazos a un novillo que le pedía sus credenciales; mal con la espada, cuatro pinchazos y estocada con un aviso entreverado que le envió el juez de plaza don Conrado García, para escuchar palmas.

Héctor de Ávila (nazareno y azabache) a “Tradición”, número 13, cárdeno entrepelado bragado y cornivuelto, lo recibió con un par de faroles de hinojos. Le brindó al matador Arturo Velázquez, para realizar un trasteo a otro novillo difícil y que terminó por pegarle una cornada de quince centímetros en el muslo izquierdo, con un torniquete regresó a finiquitarlo de estocada y descabello para saludar en el tercio y pasar a la ambulancia para ser trasladado

Ángel Yovani “Platerito” (rosa y oro) con “Novilleril”. número 44, cárdeno obscuro bragado y cornidelantero, verónicas de recibo y quitó por chicuelinas. Banderilló lucidamente, dejando dos pares al cuarteo y uno al violín. Le brindó a los médicos de plaza que lo atendieron de su percance el año pasado en esta plaza. Hizo un trasteo en tablas hasta ser prendido sin consecuencias que lamentar y con la toledana una estocada hasta los gavilanes para cortar una oreja.

André Lagravère (pistache y oro) con “Entrega”, número 22, salinero bragado y cornipaso, verónicas rematadas con una revolera y quitó por chicuelinas. Banderilló conectando con el tendido. Le brindó a dońa Lucero de Sirvent, para realizar una faena con muletazos de todas marcas, hasta terminar adornándose con ajustadas bernardinas y con el acero perdió la oreja que ya tenía en la espuerta, tres pinchazos y estocada para quedar todo en clamorosa vuelta al ruedo.

Manuel Gutierrez (perla y plata) con “Juventud”, número 16, cárdeno obscuro bragado meano listón y cornivuelto, nada con el percal y banderilló sin trascender. Pero con la pañosa todo cambió al ejecutar una faena voluntariosa, sacando muletazos
con tirabuzón y estocada para cortar una oreja.

Cerró el festejo Sergio Páez (azul rey y oro) con “Pasión”, número 18, cárdeno obscuro bragado meano y cornivuelto, aseadas verónicas y con la muleta mostró la técnica que poseé, finiquitó de dos pinchazos y estocada caída para saludar en el tercio.