Tres orejas, y Maravillas interesantes en Cinco Villas
Publicado por:Edgar Mendoza el: 9 noviembre, 20130
Categoría:Cinco Villas, Escuelas Taurinas, Ganaderos
Etiquetas:Antonio Mendoza, cinco villas, cuarta novillada, diego emilio, Diego Sánchez, oreja

Diego Sánchez se gusta y transmite al público. Una oreja en su labor.
Santiago Cuatlalpan, Estado de México.- Fue una tarde interesante por el juego que dieron los ejemplares de Maravillas, que haciendo honor a su nombre, estuvieron ahí. Fueron admirados por su presentación y por su juego ovacionados.

Diego Emilio, Antonio Mendoza, y Diego Sánchez, cortaron una oreja, en una labor encarando cada quién un ejemplar con poco fondo, pero en comportamiento: Claro, sin malas ideas y calidad.

El aguascalentente Diego Emilio, denota cada vez mayor madures en su que hacer. Su oficio y colocación lo hacen por momentos, quitarse algún golpe y cuando templo le extrajo buenos muletazos. Volcó sobre el morrillo y dejó una ración de acero completa que hizo rodar al burel que no fue fácil.

Con el cuarto de la tarde Antonio Mendoza, cortó la segunda oreja de la soleada tarde. Si bien el burel no tuvo el motor, el mérito, lidiarlo y cuidarle, además de ayudarlo para que no rodará en la arena.

Tras sobarlo y en medio de tandas aisladas, lo hizo romper y ahí sacarle sus mejores momentos. Espadazo y palmas en el arrastre a los despojos del astado.

Con el quinto de la tarde Diego Sánchez, pudo mostrar un buen toreo de capa y una interesante y estructurada faena. Y es que el de Maravillas se empleó y el torero lo comprendió. Así que este binomio estableció condiciones de mando y empuje, para arrancar el grito del ¡olé!

Deja una buena estocada de tres cuartos y dobla sin puntilla. El burel se retiró con palmas en el arrastre.

Arturo de Alba, se llevó el negrito del arroz, un toro berrendo que no camino y terminó parado. Silencio para el torero.

Javier Castro, ¡ Que buen torero!, tanto en su estructura como en su que hacer. Manda, tira del toro, lo embarca, lo lleva en línea recta y repite el procedimiento.

Desafortunadamente no vació la suerte y se eternizo con la espada y al segundo descabello culminó. Palmas a este el tercero de la tarde.

Pepe Zavala, volvió a esta plaza sin tener consigo los dados de la suerte. Ya que si bien el sexto, salió peleando e incluso quiso saltar al callejón. El morito salió lastimado el cuarto trasero y ya no se pudo mover. De esta manera el poblano se quedó con el deseó de hacer algo y terminó navegando en medio de la incertidumbre por falta de toro.

Al terminó del festejo el Ing. Luis Saulny González y su esposa, la señora Sara Ponce Vazquez, entregaron un cuadro de la autoría de el maestro Emilio Armas, como una muestra de agradecimiento por su apoyo a la fiesta brava y en especial a los jóvenes.