29 de junio de 2013/Adiel Armando Bolio SuerteMatador.com

 Bajo un clima muy agradable, caluroso, aunque entoldado, se dio la primera novillada del serial 2013, que el entusiasta aficionado Luis Marco Sirvent pretende ofrecer en su bellísimo coso Cinco Villas, ubicado en la población de Santiago Cuautlalpan, dentro del municipio de Texcoco, estado de México.

Ante casi tres cuartos de entrada y un gran ambiente, se lidiaron cinco novillos de la ganadería La guadalupana, uno de ellos como regalo, siendo buenos en general, destacando el tercero.

El novillero triunfador fue Diego Sánchez al cortar dos orejas por lo que fue paseado en hombros, siendo acompañado a pie por el propio empresario y el ganadero, en tanto que su alternante Nicolás Gutiérrez se llevó una oreja.

 

NICOLÁS GUTIÉRREZ

Con el novillo que abrió plaza, de nombre “Dichoso”, marcado con el número 46, que dio regular juego tirando a soso, pero dejándose torear,  estuvo voluntarioso con el capote, sobre todo en un quite por tafalleras. Con la muleta, realizó un trasteo por ambos lados llendo de menos a más y acortando distancias. Sobresalieron sus series de naturales y en redondo, para matar de estocada y cortar merecida oreja.

JAVIER CASTRO

Al segundo del festejo, llamado “Distinguido” marcado con el número 21, de similar juego al anterior,  Castro se mostró aseado con el capote, no así cuando intentó un quite que quería hacer por saltilleras y gaoneras, su labor de muleta la brindó al dueño de este bello coso Cinco Villas, Luis Marco Sirvent, al realizar una faena entusiasta y torera por los dos perfiles, destacando y por mucho lo que hizo por el pitón izquierdo, mató al segundo viaje de estocada para ser despedido entre aplausos.

DIEGO SÁNCHEZ

Salió el tercero de la tarde “Afortunado” de nombre, herrado con el número 31, al que recibió cerrado en tablas, con una larga cambiada de hinojos y de pie veroniqueó con gusto al instrumentar el arte de la chicuelina, rematando la serie al soltar una punta del capote. Intentó quitar por gaoneras y tafalleras y una caleserina siendo achuchado. Con la muleta, brindó al empresario taurino Marco Castilla, para empezar por ayudados por alto y después desarrollar un trasteo con arte y temple, principalmente cuando toreó por derechazos, terminó con joselillinas y mató de estocada honda para serle otorgadas las dos orejas.

JORGE SALVATIERRA

El cuarto del festejo, llamado “Noble”, número 5, un novillo aquerenciado desde un principio en la zona de tablas y al que el torero le hizo una faena más que porfiona por ambos lados. Al final falló con la espada y optó por regalar un quinto astado. Por cierto, esta faena empeñosa la brindó a doña Silvia Pérez, hija del siempre bien recordado Faraón de Texcoco, Silverio Pérez.

Salió el quinto de obsequio, llamado “Generoso”, número 29, de la misma ganadería titular, al que lanceó con voluntad. Brindó su quehacer en el ruedo a la señora Sirvent, para estar más que empeñoso y torero con un astado de regular juego. También falló a la hora buena, para ser despedido con fuerte ovación, sin escaparse de un aviso y un susto en el muslo izquierdo.

Al final, Diego Sánchez fue paseado en hombros, también siendo aplaudidos sus alternantes por el esfuerzo desplegado en el ruedo.